Querida Elena…

Querida Sor Juana, estoy enamorada de un chico que vive del otro lado del mar y no puedo visitarlo por la pandemia ni él a mí. ¿Se puede vivir del deseo?

-Elena

 

Respuesta

 

En amores, mi querida

te tocó un duro contraste,

tener la flama encendida

y alejado a tu amante.

 

Tú crees no tener salida

de este tan sentido transe

pero la esperanza abriga

no dudes que él te abrace.

 

La pasión no acuchilla

la pasión da por colarse

entre pantallas, entre líneas

para ya nunca marcharse.