07 Ene 2021

El mundo foodie singapurense se vuelve patrimonio de la UNESCO

La más reciente adquisición de la UNESCO para la lista de Patrimonios Intangibles de la Humanidad, los centros de comida “ambulantes” (hawker centers), es una celebración de la multiculturalidad y la cultura callejera de Singapur.

Por redacción Claustronomía

Este año ha presentado muchas dificultades para el ámbito gastronómico, muchos negocios se han ido; tan solo en nuestro país 90 000 de los restaurantes en México se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas. Pero, a pesar de las dificultades, el mundo no se detiene y las personas seguimos adelante. Un ejemplo de esto es el actual reconocimiento a la cultura hawker en Singapur como Patrimonio Intangible de la Humanidad. Este evento es una celebración de una sociedad foodie, de la historia de la industrialización de un país moderno y de la identidad multicultural de su sociedad.  

Los centros hawker -centros de vendedores ambulantes-, son comedores populares en los que hay puestos de comida étnica adaptada al paladar de los singapurenses. Originalmente, nacieron como puestos ambulantes, la mayoría operados por migrantes del continente, que atendían a las masas trabajadoras de la isla creciente industrializada. A lo largo de la historia, los vendedores ambulantes han recorrido las calles formando parte del paisaje urbano. A pesar de que su labor beneficia a muchas familias, así como también diversifica la cultura culinaria de la zona, resulta difícil regularlos, sobre todo al momento de exigir el cumplimiento de normas sanitarias. 

Durante los años cincuenta y sesenta en Singapur la acelerada industrialización conllevó una subsecuente urbanización, marcada por los vendedores ambulantes de alimentos. El gobierno resolvió otorgarles un espacio físico en el que se pudieran reunir. El establecimiento de los hawker centers permitió a estos vendedores ambulantes contar con locales con una renta accesible y facilidades para seguir las normas de higiene -por ejemplo, al principio, contaban con una zona de limpieza comunitaria-. 

La búsqueda de mejores oportunidades y una mejor vida es un motor que impulsa a muchos a dejar su hogar y aventurarse a lo desconocido. Cada una de estas personas lleva consigo un fragmento de la historia y cultura de su país de origen. El comenzar una vida en un lugar completamente diferente conlleva dificultades; muchos se ven obligados a reprimir sus desigualdades para poder adaptarse y ser aceptados. No obstante, algunos otros tienen la posibilidad de enarbolar sus diferencias como una manera de sobrevivir; los puestos de comida son una alternativa para poder salir adelante con la ayuda de la propia cultura y los platillos de casa, de mantener la propia identidad al tiempo que se comparte con una nueva comunidad. 

Para muchos hawkers esta es una realidad, familias originarias de India, China, Indonesia, etc., hicieron de las calles Singapur su hogar; creando y adaptando platillos que con el tiempo se volvieron parte de la gastronomía local. Estas recetas trascienden gracias a los esfuerzos de las familias que forman parte de la construcción de estos espacios comunitarios multiculturales.

La decisión sobre qué elementos de la cultura alimentaria de un país son nombrados Patrimonio Intangible de la Humanidad, es una decisión altamente política.  Cada país escoge qué elementos de su cultura alimentaria quisiera que sean preservados y denominados como patrimonio. ¿Qué dice de Singapur el hecho de que escogieran a los hawker centers como representantes de su cultura alimentaria?, ¿qué pasaría si en México seleccionáramos a los tianguis como patrimonio?, ¿por qué en lugar de escoger a los vendedores ambulantes de comida seleccionamos a las mujeres y a sus cocinas tradicionales autóctonas?

Al enaltecer los hawker centers, Singapur enarboló como elemento clave de su identidad nacional la fusión de culturas asiáticas históricamente dieron origen a su país además del trabajo industrial y administrativo que rige el pulso de las ciudades modernas. También, el valor de los negocios familiares de alimentos y las herencias de usos, costumbres y saberes; la camaradería y cooperación entre locatarios y la injerencia gubernamental en organizar y labrar el paisajismo urbano. Así como la cultura foodie de los singapurenses que se mantiene ávida de experiencias culinarias. 

Belly of a nation [CNA]. (Octubre 13, 2019). Singapore's hawker culture: How did it all start? | Belly of a Nation | Part 1 | Full Episode. [Archivo de video]. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=olFF85IYv0o

National Geographic.(s/f) All Singapore under one roof. National Geographic. Recuperado de: https://www.nationalgeographic.com/travel/destinations/asia/singapore/partner-content-all-Singapore-under-one-roof/ 

UNESCO.(Diciembre , 2020)La cultura de los hawkers en Singapur:prácticas culinarias comida en común en un contexto urbano multicultural.UNESCO. Recuperado de: https://ich.unesco.org/es/RL/la-cultura-de-los-hawkers-en-singapur-practicas-culinarias-y-comidas-en-comun-en-un-contexto-urbano-multicultural-01568

Yong, C.(Diciembre 8, 2020)Hawker stalls islandwide to get Unesco intangible cultural heritage label. The straits times. Recuperado de: https://www.straitstimes.com/singapore/stalls-in-hawker-centres-islandwide-to-get-unesco-intangible-cultural-heritage-label

Read 1250 times
(0 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana