03 Jul 2019

Tradiciones mexicanas: tamales en el día de la candelaria

Por María Jurado y Aurora Yee Salas.

Gastrónomas.

 

 

 

La cultura y la alimentación tienen un estrecho vínculo, tanto que algunos platillos están asociados a determinadas celebraciones. Ejemplo de ello son los tamales y el día de la Candelaria.

 

El origen de esta festividad está en la tradición cristiana que conmemora la purificación y la presentación de Jesucristo al templo de Jerusalén.

 

Cada 2 de febrero, las familias recuerdan el hecho llevando a bendecir la imagen del Niño Dios a la iglesia. También se evocan las palabras de Simeón, un anciano que tenía fama de ser un hombre justo, y que se acercó a los padres de Jesús para decir:

 

Ahora, Señor, tu promesa está cumplida:

ya puedes dejar que tu siervo muera en paz.

Porque he visto la salvación

que has comenzado a realizar

ante los ojos de todas las naciones,

la luz que alumbrará a los paganos

y que será la honra de tu pueblo Israel.

 

Bajo esta referencia comenzó a expresarse el significado de esta fiesta con distintos nombres, entre ellos, la fiesta de la Luz, la fiesta de las Candelas, así como la fiesta de la Candelaria.

 

En México aquellos que sacaron la figura del Niño Dios en la rosca de reyes, deben repartir tamales entre los convidados que asistieron al festejo del 6 de enero.

 

De acuerdo a un sondeo de la Dirección de Estudios sobre Consumo (DGEC) de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el 90% de las personas celebran el día de la Candelaria con tamales.

 

Se cree que la asociación inicial de la fecha con los tamales puede encontrarse en la importancia del maíz desde tiempos prehispánicos. Aunque no se sabe con exactitud por qué se celebra con tamales y no con otros productos, lo que es un hecho es que la prácticidad de este platillo ofrece infinidad de ingredientes, suculentos rellenos y delicadas salsas, que posteriormente se envuelven en hojas de maíz o plátano.

 

Los tamales son un ejemplo de sincretismo entre las tradiciones prehispánicas y europeas. El origen de este alimento es prehispánico; su nombre proviene de la palabra náhuatl, tamalli. En aquella época los tamales no se preparaban con manteca de cerdo, pero con la llegada de los españoles se añadieron ingredientes que han prevalecido hasta la actualidad.

 

La preparación de este plato conquista fácilmente todo tipo de paladares, tanto mexicanos como extranjeros.

 

Paula Kollonitz, perteneciente al séquito de la emperatriz Carlota durante el Segundo Imperio Mexicano, relató su admiración a este emblemático platillo a través de su libro The Court in Mexico, denominándolo el mejor platillo nacional, un

 

ragout de pavo preparado con chiles, mezclado con harina de maíz, envuelto en hojas de maíz y al vapor.

 

Ya sean salados o dulces, en hoja de maíz o de plátano, los tamales son una especialidad que no pueden faltar en las mesas mexicanas este 2 de febrero.

 

PARA SABER MÁS.

Muñoz Zurita, Ricardo, Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, Larousse, México, 2012.

 

Novo, Salvador, Cocina Mexicana. Historia gastronómica de la Ciudad de México, Décima edición, Porrúa, México, 2013.

 

Moreno, Lina y De la Rosa, Laura, “Tras las huellas de la Candelaria en los litorales colombianos”. Memorias. Revista Digital de Historia y Arqueología desde el Caribe, 2006.

 

CÍTANOS.

Jurado, María y Aurora Yee Salas, “Tradiciones mexicanas: tamales en el día de la Candelaria”, Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, Ciudad de México, 2017, <http://www.claustronomia.mx>.

 

 


Notice: Undefined property: stdClass::$numOfvotes in /var/www/html/claustronomia/templates/ux_lifeblog/html/com_k2/default/item.php on line 294
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana