03 Jul 2019

Los que quedan: pobreza y alimentación en la Sierra Norte de Puebla

Por Andrea Vázquez Azpíroz.

Gastrónoma.

 

El estado de Puebla se conoce por su carácter barroco: sus catedrales, su cocina tradicional – bien dice Héctor Zagal que el chile en nogada no es otra cosa que la negación de cada uno de sus ingredientes-, o sus edificios golosos, a modo de dulce andaluz, como el famoso alfeñique. Sin embargo, Puebla esconde mucho más complejidad que aquella que a vuelo de pájaro podemos percibir.

 

Más allá de la ciudad de Puebla, existe una gran biodiversidad y diversidad cultural, basta decir que existen más de 200 municipios, cada uno con sus particularidades culturales, geográficas y alimentarias. En la Sierra Norte, región que ocupa este estudio, presentado en el IV Congreso Internacional del Observatorio de la Alimentación, Otras Maneras de Comer, existen alrededor de 60 municipios que albergan una variedad étnica y cultural casi inagotable. En esa región, el índice de marginación es alto y, demográficamente hablando, existen principalmente tres grupos étnicos: nahuas, otomíes y mestizos. La mayor parte de la población es indígena, y predomina la ruralidad.

 

Esta multiculturalidad se deja ver en las costumbres alimentarias: mestizos incluyen el componente indígena en su alimentación e indígenas entran en contacto con productos nuevos, gracias al creciente comercio. Las principales actividades económicas son la agricultura, el beneficio del café y la producción de artesanías, no obstante el grueso de la población indígena depende de sus cultivos de traspatio para sobrevivir. Ocasionalmente, cuando logran producir excedentes, los venden y además, en ciertas temporadas del año, trabajan en cultivos geográficamente dispersos para procurarse un ingreso.

 

Los agricultores indígenas han desarrollado estrategias en el manejo de ecosistemas, que responden a variables naturales, económicas, políticas y culturales. Por ejemplo, al no tener entradas económicas suficientes ni estables, acostumbran sobre explotar sus predios, erosionando el suelo y dejando tierras poco fértiles para su descendencia, pero resolviendo así necesidades a corto plazo.

 

La condición de pobreza, la insuficiencia en la producción de alimentos, las deficiencias en el abasto y el transporte así como las pocas oportunidades laborales, han convertido a la Sierra Norte de Puebla en una región expulsora de mano de obra: indígenas y mestizos abandonan sus lugares de origen para ir a las grandes ciudades o a Estados Unidos en búsqueda de empleo, dejando a sus familias con serias restricciones en su alimentación.

 

Así, los pocos e inestables ingresos, los suelos erosionados por las malas prácticas agrícolas, las políticas públicas deficientes y la inestabilidad en los precios de los productos de la canasta básica, son factores que se suman a la inseguridad alimentaria y nutricional que se ha convertido en una experiencia cotidiana. Adicional a esto, y como consecuencia, se viven fenómenos como la malnutrición, la subnutrición o el hambre, que se traducen en un desarrollo físico y cognitivo deficientes, que a su vez provocan un bajo rendimiento, lo que ocasiona, otra vez, pobreza. Además, las personas que padecen estas insuficiencias, no pueden concebirse en realidades distintas a aquella en la que viven: el hambre. Entonces, se genera un círculo vicioso que se ha intentado atacar con políticas públicas asistencialistas.

 

Finalmente, el hambre y la inseguridad alimentaria son problemas que solamente podrán enfrentarse viéndolos desde un punto de vista social, y planeando políticas públicas estructuradas, integrales y a largo plazo, que contemplen la participación activa de sus beneficiarios como eje elemental.

 

CÍTANOS.

Vázquez Azpíroz, Andrea, "Los que quedan: pobreza y alimentación en la Sierra Norte de Puebla", Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, México, D.F., 2015,<www.claustronomia.mx>.

 

 


Notice: Undefined property: stdClass::$numOfvotes in /var/www/html/claustronomia/templates/ux_lifeblog/html/com_k2/default/item.php on line 294
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana