Reflexiones en torno a la bioética

Reflexiones en torno a la bioética

Miguel Ángel Olarte Casas

Estudiante de Escritura creativa y literatura y médico  

UCSJ

El valor que hoy día posee la salud es el resultado de un cambio constante que se ha ido transformando a merced de los aspectos económicos y políticos de cada tiempo y región.

Hoy ya nada queda de ese precepto hipocrático que nos obliga a los médicos al buen actuar de la práctica médica, e incluso cada vez se vuelve obsoleto esa frase en el juramento: “Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia”.

 Si bien ese juramento hoy día no es vigente, sí nos recuerda el principio de primum non nocere, entendiendo este como el “no daño” a todos los niveles. Pero ¿qué pasa cuando la vocación debe competir contra un sistema económico y político que no permite que todos reciban una adecuada atención médica?

Claude Bernard ya nos mencionó que “no hay enfermedades, sino enfermos” y debemos entender que la enfermedad va más allá de una simple pérdida de la homeostasis biopsicosicial, un castigo divino o consecuencia de nuestros actos. La realidad es que la enfermedad se vive diferente según el poder adquisitivo que se tenga.

Las circunstancias sociales y económicas deficientes afectan la salud durante la vida. Las personas que están en los estratos sociales más bajos por lo general tienen el doble de riesgo de sufrir enfermedades graves y muerte prematura, [a diferencia de] quienes están en los estratos altos. Entre ambos extremos, los estándares de salud muestran un gradiente social continuo, a tal punto que incluso en el personal administrativo subordinado hay más enfermedades y muerte prematura que en el personal de mayor rango. La mayoría de enfermedades y causas de muerte son más comunes en los estratos más bajos de la sociedad. El gradiente social en la salud refleja desventajas materiales y los efectos de la inseguridad, la ansiedad y la falta de integración social. [1]

En cuanto al acceso a la salud respecta, es triste querer hacer un cambio en esta desigualdad. Desde mi propia experiencia puedo hablar de lo que he presenciado en los dos extremos: por un lado, en la costa de Oaxaca todos aquellos niños desnutridos, adolescentes embarazadas por violaciones, muertes por enfermedades gastrointestinales y así una larga lista de situaciones vergonzosas que doblegan y deprimen a cualquiera. No obstante, a pesar de la falta de apoyo por parte de las autoridades, siempre hay un grupo de personas dispuestos a sacrificar su tiempo, esfuerzo y sueño para dar lo mejor en la práctica médica, en donde se puede carecer de todo excepto de ganas, aunque a veces se ven mermadas por las frustraciones. El otro extremo es laborar ahora en el hospital más caro del país, en el cual se atienden A las personas más ricas de esta nación. Sé muy bien que el miedo y la angustia de padecer una enfermedad, por ejemplo cáncer, no se vive igual cuando se tiene la certeza de que se recibirá de forma oportuna y de excelente calidad una atención médica. Ciertamente no se experimenta la misma sensación cuando ni si quiera hay dinero para comer. O la clase media que no tiene acceso a un sistema de salud pública, y por lo tanto tampoco tiene los recursos necesarios para poder solventar una enfermedad crónica.

Sé muy bien que en este país la atención médica es un derecho y que todos pueden hacer uso de este, pero la realidad es que para poder recibir atención médica en un sistema público a veces se debe esperar entre tres a seis meses… o más, cuando quizá ya sea demasiado tarde y la salud ya no pueda ser restablecida o incluso llegar al extremo más fatídico, la muerte, por no recibir de forma oportuna atención médica.

Aunque el cambio que cada uno realiza en su comunidad y sociedad impacta de forma mínima, la suma de todos estos cambios sin duda tendrá un impacto en el bienestar de la sociedad; sin embargo, esto va más allá de simples buenos deseos o buenas intenciones. Se necesita cambiar desde las estructuras políticas y económicas de esta nación.

La buena salud incluye reducir los niveles de fracaso educativo, la cantidad de inseguridad laboral y el grado de diferencias en ingresos en la sociedad. Debemos asegurar que menos personas caigan en desventaja y que éstas sean menos graves. Las políticas para la educación, el empleo y la vivienda afectan los estándares de salud. Las sociedades que hacen posible que sus ciudadanos desempeñen un papel pleno y útil en la vida social, económica y cultural de su sociedad, serán más saludables que aquellas donde las personas enfrentan inseguridad, exclusión y pobreza absoluta (OMS 2003).

Sé cuál es mi trabajo en esta sociedad para aportar algo y ayudar en el proceso de mejora, pero toca “a los de arriba” solucionar esas desigualdades que son determinantes en el mantenimiento o restablecimiento de la salud, por ello también nos corresponde exigir políticas que mejoren esto y salir de nuestro estado de apatía e indiferencia que nos tiene así, para pensar en el otro que también son nosotros.

[1] “Social Determinants of Health. The Solid Facts” (OMS, 2003). Traducción al castellano de Roberto Páramo Gómez del Campo

close

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time