El jitomate: una historia del odio al amor

Ximena García Vargas.
Gastrónoma.

 tomate mexico

¿A qué sabría una lasaña sin salsa pomodoro? ¿Un Bloody Caesar sin clamato? ¿Una pizza sin jitomate? El jitomate es tan común en nuestra vida diaria que pocas veces nos ponemos a pensar en la relevancia que tiene para distintas cocinas del mundo.

De acuerdo a la web Biodiversidad, el jitomate es el segundo vegetal más importante del mundo, solamente superado por la papa. En nuestro país, un mexicano consume en promedio 6.7 kg de jitomate al año, según refiere el Atlas agroalimentario de 2014 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

Este fruto además de ser muy versátil en cuanto a su preparación, contiene altos niveles de vitaminas (A, C y grupo B), minerales (hierro, sodio y potasio) y flavonoides, elementos que son necesarios para ayudar a controlar los impulsos nerviosos, favorecer la absorción de proteínas y carbohidratos, fabricar hemoglobina entre otras cosas, tal como nos explica Desrosier en su libro Elementos de tecnología de alimentos.

Algunos expertos consideran que el jitomate no es un producto endémico de la región que hoy ocupa nuestro país. En su texto “Biodiversidad humanizada”, Hugo Perales River apunta que el origen biológico del jitomate está en Sudamérica, para ser exactos en la cordillera de los Andes, sin embargo fue domesticado en lo que fue Mesoamérica que siglos más tarde conformó México.

 

La llegada a Europa

Con la conquista española, el jitomate viajó a Europa y probablemente la siguiente afirmación puede sonar contradictoria, pero aunque hoy en día este vegetal tiene un lugar de oro en las cocinas del Viejo Mundo, al momento de su llegada no fue bien acogido.

Como puntualiza el artículo de Ana María Carrillo, “La cocina del tomate, frijol y calabaza” o el texto “De tomates y jitomates en el siglo XVI” de Janet Long, al ser de la misma familia de las solanáceas, como la mandrágora, el estramonio o la belladona, muchos temieron que también compartiera su naturaleza venenosa y alucinógena, por lo que permaneció como una planta de ornato o una curiosidad en los jardines botánicos. Cabe mencionar que las hojas irónicamente, sí son tóxicas, ya que poseen altos contenidos de solanina la cual, en dosis elevadas puede causar problemas gastrointestinales y neurológicos.

Por si esto no fuera poco, había que tomar en cuenta que el jitomate no se parecía a otros vegetales del Viejo Mundo, su sabor y aroma eran peculiares, por lo que consumirlo no era la opción más lógica. Carlos Azcoytia en “Historia del tomate” comparte una frase de un herbolario del siglo XVI que escribió: “Si yo comiera esa fruta, cortada en rebanadas y frita en una cacerola, con mantequilla y aceite, me sería perjudicial y dañoso”.

El uso del jitomate se limitó, al igual que el de sus ‘primas’, a preparaciones meramente mágicas, como por ejemplo, pociones de amor y más tarde se introdujo a la medicina.

Ana María Carrillo nos cuenta que se consideraba que este ingrediente americano podía curar o aliviar malestares como inflamación de garganta, dolor de riñón, dolor de corazón, pulmonía, infección en los lóbulos de las orejas, incluso se llegó a decir que podía ser un buen antídoto para conservar de juventud. A estas virtudes se sumaron los argumentos de los farmacéuticos franceses que lo veían como un buen afrodisiaco que contribuía con la virilidad, por lo que incluir jitomate a la dieta diaria ayudaba contra la debilidad sexual.

En “De Tomates y Jitomates del siglo XVI”, la autora comenta que los periodos de hambre y las explosiones demográficas fueron las que orillaron a la población a arriesgarse e incorporarlo a sus dietas; después de todo quien gran hambre siente a todo le mete el diente. Sin embargo fue hasta finales del siglo XVII que su cultivo se incrementó de manera significativa tal como señala el texto “Biodiversidad Humanizada”.

En el mediterráneo el jitomate pudo adaptarse de maravilla y podía encontrarse en los huertos familiares, era de fácil siembra y tenía buen rendimiento, como apunta SAGARPA en Breves Monografías de Productos Agrícolas en México.

Los italianos fueron descubriendo su capacidad para adaptarse y combinarse con otros platillos e ingredientes. Comenzaron a perfeccionarlo para obtener un fruto mucho más grande, jugoso y fuerte, además de crear e innovar en técnicas que permitieron una mejor conservación para su uso en Invierno; y pese a ser rechazado en un principio, el jitomate se fue popularizando por toda Europa, llegando a tener nombres como manzana del paraíso, manzana de oro e incluso manzana del amor, haciendo referencia nuevamente a sus propiedades vigorizantes.

 

Más de 2 mil variedades de jitomate y contando

¿Y que tan popular es? Puede que a simple vista todo esto no nos pueda dar una idea del panorama general de la fama que este vegetal se fue ganando con el paso del tiempo, sin embargo para poder comprender esto solo hay que comparar lo siguiente:

San Bernardino de Sahagún en Historia General de las Cosas de la Nueva España nos habla de tres tipos de jitomate que se ofrecían para la venta en el mercado de Tenochtitlán (siglo XVI) y siete tipos de tomates.

Hoy en día en la página de ‘ethno-botanik.org’ podemos encontrar una lista de 2,479 variedades de Jitomate de las 20,000 registradas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés).

Esta lista se va modificando con el paso de los años, gracias a las nuevas técnicas de cultivo y mejora genética. Dentro de todas estas variedades se encuentran tanto aquellos jitomates catalogados como Heirloom o reliquias, es decir aquellos que vienen de un cultivo tradicional pasado de generación en generación, y los Híbridos, que fueron surgiendo después de la Segunda Guerra Mundial y se basan en mejoras genéticas ‘forzadas’ como nos explican en Planet Natural, Research Center.

¿Pero cómo es que en tan poco tiempo surgieron tantas variedades? Si hacemos una recapitulación de lo visto anteriormente, a principios del siglo XVI se hablaba de tres variedades importantes de jitomate en Tenochtitlan y fue hasta finales del siglo XVII que se popularizó, es decir, estamos hablando que prácticamente desde el siglo XVIII a nuestra era (XXI) fueron surgiendo más de 15,000 variedades de este vegetal, como podemos ver en ethno-botanik.

Tanto Carlos Azcoyta como Janet Long explican que esto se debe a las guerras y las hambrunas, sin embargo parte del crédito es también para los Italianos, quienes lograron conservar el jitomate durante más tiempo, primero, con la deshidratación y tiempo después con las conservas en lata, creación que permitió la difusión del jitomate por todo el globo.

Para principios del siglo XX, Carlos Azcoytia comparte que el jitomate era tan consumido que ostentaba uno de los lugares principales en el podio de la alimentación cotidiana de los Estados Unidos y podía encontrarse en presentaciones como puré sazonado, pasta de jitomate, deshidratado, concasse, machacado, frito, con vinagre, en caldillo, seco, en crema, como todo tipo de salsas y hasta en jugo.

No cabe duda que el jitomate contra todo pronóstico ganó su corona en la cocina internacional. 


Cítanos.

Vargas García, Ximena, “El jitomate: una historia del odio al amor”, Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, Ciudad de México, 2018, <http://www.claustronomia.mx>.

 

Más investigaciones

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Prev Next
El jitomate: una historia del odio al amor

El jitomate: una historia del odio al amor

Ximena García Vargas.Gastrónoma.   ¿A qué sabría una lasaña sin salsa pomodoro? ¿Un Bloody Caesar sin clamato? ¿Una pizza sin jitomate? El jitomate es tan común en nuestra vida diaria que pocas...

Investigación

LEER MÁS
La importancia de un buen servicio

La importancia de un buen servicio

Ximena García Vargas.Gastrónoma.    Hay momentos en la vida en la que uno va saliendo de un restaurante y le acompaña una extraña sensación de incomodidad, que nos pide a gritos no...

Investigación

LEER MÁS
Las especias, el enigma de Oriente

Las especias, el enigma de Oriente

Ximena García Vargas.Gastrónoma.    Cuando le piden a uno nombrar un producto de valor, generalmente nuestros pensamientos se desvían a cosas como el oro o los diamantes y es poco probable que...

Investigación

LEER MÁS
Curiosidades sobre el café

Curiosidades sobre el café

Ximena García Vargas.Gastrónoma.    Una de las bebidas más importantes, que podemos encontrar casi a cualquier hora y prácticamente en las mesas de todo el mundo es el café, es tan importante...

Investigación

LEER MÁS
La dulzura de la Edad Media

La dulzura de la Edad Media

Paola Quiroz Pérez. Gastrónoma.   En la cocina de la Edad Media nacieron algunos antecesores de postres considerados hoy en día como clásicos. En el libro Pleyn Delit, podemos encontrar una gran...

Investigación

LEER MÁS
Tesis gastronómica: una región, dos enfoques

Tesis gastronómica: una región, dos enfoques

Paulina Elizabeth Bautista Ramìrez.Gastrónoma.   La titulación de cualquier carrera no es sencilla pero tampoco algo imposible ya que es donde finalmente ves con diferente panorama lo que realizaste durante los 4...

Investigación

LEER MÁS
Cocina colonial

Cocina colonial

Enrique Ayala Alonso.Investigador de la UAM Xochimilco.   A lo largo de los tres siglos coloniales la cocina fue uno de los espacios fundamentales de la casa, no solo por su importancia...

Investigación

LEER MÁS
Responsabilidad social en restaurantes

Responsabilidad social en restaurantes

Por Lourdes López Acosta.Gastrónoma. El incremento de emisiones ocasionado por la contaminación ha aumentado un 40% desde 1990[1], trayendo como consecuencia una crisis que amenaza no sólo a los ecosistemas...

Investigación

LEER MÁS
Las delicias de Cuaresma

Las delicias de Cuaresma

Patricia López Gutiérrez.Historiadora. La Cuaresma, según la iglesia Católica, es un tiempo de cuarenta días que considera la preparación, reconciliación, confesión, comunión y de esperanza en la renovación del alma de...

Investigación

LEER MÁS
Cuaresma: la oportunidad perfecta para incorporar el pescado a la dieta

Cuaresma: la oportunidad perfecta para incorporar el pescado…

Por Lourdes López Acosta. Gastrónoma.   México es uno de los países con mayor cantidad de recursos naturales. Al tener un territorio situado entre dos océanos, la diversidad de especies marinas...

Investigación

LEER MÁS
Entre San Valentín y el amor al chocolate

Entre San Valentín y el amor al chocolate

Por Ricardo Herrera.Historiador. El 14 de febrero es uno de los días más celebrados a lo largo de varios países del mundo como el día del amor y la amistad. Sin...

Investigación

LEER MÁS
Año Nuevo Chino, tradición cósmica en la mesa

Año Nuevo Chino, tradición cósmica en la mesa

Aurora Yee Salas.Gastrónoma.   Como varias festividades alrededor del mundo, el Año Nuevo Chino refleja la estrecha relación entre la cultura y la alimentación. Este festejo es el más grande de China. También llamado Año...

Investigación

LEER MÁS
De chile, dulce y manteca: ¡Tamales!

De chile, dulce y manteca: ¡Tamales!

Por Enrique Alonso.Gastrónomo. Nuestra relación con el maíz y su fruto es ancestral, nutricia, ideológica y sagrada. Somos gente de maíz, no sólo porque en gran medida consumimos una dieta basada...

Investigación

LEER MÁS
Tradiciones mexicanas: tamales en el día de la Candelaria

Tradiciones mexicanas: tamales en el día de la Candelaria

Por María Jurado y Aurora Yee Salas.Gastrónomas. La cultura y la alimentación tienen un estrecho vínculo, tanto que algunos platillos están asociados a determinadas celebraciones. Ejemplo de ello son los tamales...

Investigación

LEER MÁS
Breves anotaciones que debes saber sobre el Día de Muertos

Breves anotaciones que debes saber sobre el Día de Muertos

Por Tania Jardón Reyes.Gastrónoma. El Día de Muertos no es un culto a la muerte, es una celebración por el retorno de los antepasados. Esta fiesta no sólo refuerza los lazos de...

Investigación

LEER MÁS