Las delicias de Cuaresma

Patricia López Gutiérrez.
Historiadora.

La Cuaresma, según la iglesia Católica, es un tiempo de cuarenta días que considera la preparación, reconciliación, confesión, comunión y de esperanza en la renovación del alma de sus fieles para enfrentar un nuevo camino hacia la salvación eterna. Le antecede el periodo de carnaval y comienza formalmente con el miércoles de ceniza para finalizar con el domingo de Pascua. 

Durante dicho periodo, la iglesia pide a los creyentes cumplir con la observación de ciertos ritos o ceremonias que se consideran de suma importancia como la asistencia a misa especialmente el jueves y viernes santo, la visita de las siete casas, la adhesión a diversas procesiones, el levantamiento del altar de Dolores y, sobre todo, el cumplimiento del ayuno y la abstinencia.

El ayuno y la abstinencia son dos de las principales características de la Cuaresma; el primero se entiende como la ingesta de una sola comida fuerte al día, las otras dos se sacrifican o se limitan a porciones frugales. La segunda es la negación absoluta al consumo de cualquier alimento excepto agua.

En el principio de su historia, la iglesia Católica prohibía el consumo de carne, pescado, huevos, leche y sus derivados, manteca, vino y aceite, con el paso del tiempo se fue haciendo laxa tal restricción hasta que solamente los huevos y las carnes rojas –hoy sólo éstas últimas- quedaron vetadas del consumo católico aunque, hay que subrayar, no se obliga el consumo de alguno alimento en particular, los pescados y mariscos, por ejemplo.

Nuestro país, que cuenta con un alto porcentaje de fieles católicos desde el siglo XIX, se ha distinguido por cumplir con gran celo con las restricciones alimentarias del periodo cuaresmal. Importantes escritores de la época dedicaron algunas páginas de sus textos a enlistar algunas de las delicias que nuestros antepasados prepararon y probaron demostrándonos que aún en el mayor sacrificio religioso, la comida podía ser tan exquisita como en cualquier época del año. Por ejemplo, Antonio García Cubas, autor de El libro de mis recuerdos, enlistó así los platillos “de penitencia” de los más adinerados de la primera mitad del siglo XIX:

(…) suculentas sopas de ostras ó de rabioles rellenos de espinacas y sardinas, delicados pescados au gratin ó á la veracruzana, la sabrosa lamprea, la excelente mayonesa de langosta ó de salmón las famosas empanadas que se compraban en la pastelería de Emilio Lefort, aquel pastelero que con sus reclamaciones contribuyó a la invasión francesa en 1838, y algunos buenos potajes, ricos vinos, licores y exquisitas frutas y dulces.

En cambio, los de clase media mientras se veían obligados a sustituir cantidad nada los obligaba a sacrificar sabor pues en su mesa servían bagre, bacalao y camarones. Por su lado, los más desfavorecidos comían caldo de habas, filetes de robalo envueltos en huevo servidos con ensalada de lechuga o de remolacha, revoltijo de romeritos con tortas de camarón, de ranas o almejas, acociles, ajolotes, además de frijoles refritos y cerveza.

Todo guisado y preparado el sábado previo al domingo de Ramos pues del lunes al viernes santo era prohibición familiar hacer ruido en las cocinas por respeto y porque la casa estaba de luto.


Hoy en día, cuando la comida de los pobres del siglo XIX se ha generalizado por obvias cuestiones económicas y la iglesia Católica ha exentado de la observancia del ayuno a los niños, adolescentes y ancianos, los alimentos que nuestras mesas ven servir nos hacen preguntarnos qué tanto sacrificio puede haber en el consumo de platillos en los que pescados, mariscos, huevos, hongos, cereales y vegetales se combinan en majestuosas cazuelas que dan a luz platillos memorables: sopa de lentejas con plátano, arroz blanco o rojo, calabacitas a la mexicana, caldo largo de pescado, tamalitos asados de charales que se sirven en tortillas hechas a mano y se acompañan con majestuosas salsas molcajeteadas. Qué decir de las tortitas capeadas de chícharos, ejotes, de coliflor, de flores como el colorín acompañadas de un aromático caldillo de jitomate, o de los chiles rellenos de queso, atún o plátano.

En cuestión de bebidas, exceptuando las alcohólicas, todas están permitidas. El viernes de Dolores se alienta el consumo de cinco tipos de agua de sabor que simbolizan los cinco misterios dolorosos del Rosario y a la virgen María en su advocación de los Dolores: horchata, representa la pureza de la virgen María; limón, la esperanza de María en la resurrección; limón con chía, la amargura de las lágrimas de la virgen; naranja, que hace referencia al atardecer en el Calvario durante la crucifixión; Jamaica, que simboliza la sangre derramada por Cristo. Además, debe consumirse el jugo de naranjas que previamente han sido atravesadas por siete banderillas, en este caso la naranja simboliza el corazón de la virgen María y las banderillas los dolores que la atormentaron durante la pasión y muerte de su hijo.


Al vienes santo, el día mayor de la Cuaresma, el ayuno es absolutamente necesario, por no decir obligatorio y se puede romper hasta las once de la noche cuando “se abre la Gloria” y da paso al sábado de Resurrección y el domingo de Pascua, días en que la restricción de alimentos es casi nula y comer es sinónimo de fiesta.

No podemos cerrar, sin hablar de la tradición en el obsequio y consumo de huevos de Pascua. Como hemos visto, en el medioevo se prohibió el consumo de huevo por considerarlo de consistencia semejante al de la carne, tal costumbre permaneció intacta hasta el siglo XVIII cuando no sólo se permitió su consumo, siempre y cuando fueran cocidos en sal, sino que se impulsó también la decoración del cascarón con pinturas de colores, pero se pedía a la gente que cuando los consumiera tuviera conciencia de que en el domingo de Pascua los huevos además de alimento eran símbolo de vida, de regeneración y transformación.

Tiempo después, la iglesia Católica quita rigidez al consumo de huevos de Pascua y permite que su elaboración fuera a partir de dulce o de chocolate, que se decoraran aún más y que se escondieran de los niños para que éstos en su entusiasmada búsqueda simbolizaran el recorrido alegre de los caminos hacia la eternidad y salvación, propósitos básicos de la Cuaresma.

 


Cítanos.

López Gutiérrez, Patricia, “Las delicias de la Cuaresma”, Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, México, D.F., 2018, <www.claustronomia.mx>.

Más investigaciones

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Prev Next
Las delicias de Cuaresma

Las delicias de Cuaresma

Patricia López Gutiérrez.Historiadora. La Cuaresma, según la iglesia Católica, es un tiempo de cuarenta días que considera la preparación, reconciliación, confesión, comunión y de esperanza en la renovación del alma de...

Investigación

LEER MÁS
Cuaresma: la oportunidad perfecta para incorporar el pescado a la dieta

Cuaresma: la oportunidad perfecta para incorporar el pescado…

Por Lourdes López Acosta. Gastrónoma.   México es uno de los países con mayor cantidad de recursos naturales. Al tener un territorio situado entre dos océanos, la diversidad de especies marinas...

Investigación

LEER MÁS
Entre San Valentín y el amor al chocolate

Entre San Valentín y el amor al chocolate

Por Ricardo Herrera.Historiador. El 14 de febrero es uno de los días más celebrados a lo largo de varios países del mundo como el día del amor y la amistad. Sin...

Investigación

LEER MÁS
Año Nuevo Chino, tradición cósmica en la mesa

Año Nuevo Chino, tradición cósmica en la mesa

Aurora Yee Salas.Gastrónoma.   Como varias festividades alrededor del mundo, el Año Nuevo Chino refleja la estrecha relación entre la cultura y la alimentación. Este festejo es el más grande de China. También llamado Año...

Investigación

LEER MÁS
De chile, dulce y manteca: ¡Tamales!

De chile, dulce y manteca: ¡Tamales!

Por Enrique Alonso.Gastrónomo. Nuestra relación con el maíz y su fruto es ancestral, nutricia, ideológica y sagrada. Somos gente de maíz, no sólo porque en gran medida consumimos una dieta basada...

Investigación

LEER MÁS
Tradiciones mexicanas: tamales en el día de la Candelaria

Tradiciones mexicanas: tamales en el día de la Candelaria

Por María Jurado y Aurora Yee Salas.Gastrónomas. La cultura y la alimentación tienen un estrecho vínculo, tanto que algunos platillos están asociados a determinadas celebraciones. Ejemplo de ello son los tamales...

Investigación

LEER MÁS
Breves anotaciones que debes saber sobre el Día de Muertos

Breves anotaciones que debes saber sobre el Día de Muertos

Por Tania Jardón Reyes.Gastrónoma. El Día de Muertos no es un culto a la muerte, es una celebración por el retorno de los antepasados. Esta fiesta no sólo refuerza los lazos de...

Investigación

LEER MÁS
La celebración del Día de Muertos en la Huasteca

La celebración del Día de Muertos en la Huasteca

Por Martín Trejo Mendoza.Gastrónomo. La estancia se llena del color de la flor de los cuatrocientos pétalos, por los pasillos se respira el aroma del copal, mientras que en la cocina...

Investigación

LEER MÁS
Alimento del espíritu: Hanal Pixán la fiesta maya de muertos

Alimento del espíritu: Hanal Pixán la fiesta maya de muertos

Por Martín Trejo Mendoza.Gastrónomo. Entre los vivos rondan los espíritus que una vez al año regresan para compartir tan sólo un instante. La inigualable fragancia del copal, el intensó color amarillo...

Investigación

LEER MÁS
De celebración agrícola a producto de la mercadotécnica: El Halloween

De celebración agrícola a producto de la mercadotécnica: El …

Por Tania Jardón Reyes.Gastrónoma. El Halloween se ha convertido en una de las fiestas más celebradas alrededor del mundo y también en una de las más polémicas. Al igual que la...

Investigación

LEER MÁS
Chiles en nogada y rosca de reyes sin acitrón

Chiles en nogada y rosca de reyes sin acitrón

Por Miguel Ángel M. Vudoyra.Mtro. en Ciencias e Ingenieria.  El acitrón es un típico dulce mexicano. Su popularidad obedece al hecho que es consumido no solamente como dulce en sí (por...

Investigación

LEER MÁS
10 platillos tradicionales de la comida callejera de la Ciudad de México

10 platillos tradicionales de la comida callejera de la Ciud…

Ximena García Vargas.Gastrónoma. Cualquier lugar es bueno para comer comida callejera. No importa la hora o el lugar, seguro te encuentras con un puesto, carro o bicicleta que te salve heroicamente...

Investigación

LEER MÁS
Nacionalismo culinario: la leyenda de los chiles en nogada

Nacionalismo culinario: la leyenda de los chiles en nogada

 Por Tania Jardón Reyes.Gastrónoma.   Existen diversas versiones sobre el origen de este platillo típico de las Fiestas Patrias. La más popular dice que este platillo fue inventado por las monjas agustinas...

Investigación

LEER MÁS
Los océanos también son fuente de alimentos

Los océanos también son fuente de alimentos

Abraham Maldonado.Gastrónomo.   Los seres vivos formamos parte de una cadena alimenticia que nos permite subsistir. Obtenemos nuestros alimentos de las especies halladas en determinados ecosistemas creando así un equilibrio para subsistir...

Investigación

LEER MÁS
¿Crisis alimentaria sin movimientos sociales?

¿Crisis alimentaria sin movimientos sociales?

Hilda Irene Cota Guzmán, Rita Aline Arenas González, Karent García Arenas y Martín Trejo Mendoza.Gastrónomxs.   Las distintas crisis sociopolíticas sucedidas últimamente en nuestro país han hecho que la sociedad mexicana se...

Investigación

LEER MÁS